SEMANARIO VOCES | REFLEXION SEMANAL | 12/10/2017 | Pag. 11

DE SEÑALES Y PRIVILEGIOS

 
 
Gastón Villamayor

Lo que molestan son los privilegios" dijo la periodista Virginia Amorelli al referirse a las distintas situaciones que ocupan a la opinión pública por estos días, principalmente la regulación de viáticos y el subsidio a ex parlamentarios. Creo que es acertada la reflexión de Virginia, los privilegios de la casta política molestan profundamente.
Y por esa razón es que hace días desfilan políticos de todos los colores, predicando ética y bregando "señales" para la sociedad; seguramente que esté por empezar la campaña electoral para las internas no tenga nada que ver.
Además de algunos privilegios, esa promoción de "señales" acompañada de arenga por parte de operadores políticos también me molesta profundamente y le voy a dedicar algunas líneas.
Algo peculiar que percibo es que la indignación social está creciendo a la misma vez que el debate político pierde profundidad. Basta rascar un poquito para que las contradicciones hagan caer en un instante la credibilidad de los flamantes paladines de la ética de nuestro sistema político.
Podría referirme a varios ejemplos, pero mencionaré alguno nada más. El primero que se me viene a la mente es el del diputado Pablo Iturralde por estos días embanderado y preocupado de sobremanera por la ética política. A raíz de esto, hace unos días recordaba la investigación periodística de Sudestada que en el año 2014 denunció el acuerdo político entre Verónica Alonso y el Pastor Márquez (empresario evangelista y cabeza de la organización BERACA). ya conocido por todos. La atención desde entonces se centró en Alonso, pese a que Iturralde también fue favorecido con ese caudal electoral producto de un acuerdo interno con Alonso. Por ese entonces desde las filas de Iturralde y fuera de micrófonos se relataba sorpresa y desagrado ante tal situación. Por ello confío en que Iturralde esta vez ya con la información necesaria, dará a todos un gran ejemplo de ética y no acordará electoralmente con Alonso para evitar recibir esos votos mal habidos. Esperemos.
También esta semana se centró la atención en una tentada que sufrió la diputada Manuela Mutti (asistente al 100% de las sesiones parlamentarias, al 92% de las sesiones de comisión, que ha presentado 5 proyectos de ley y
no ha realizado ningún viaje) y en un comentario soez de la vicepresidente Topolansky. Muchos de los indignados con tales blasfemias a 4a Santa Democracia, han manifestado incuso que "el país no puede caer más bajo", esas personas son las mismas que muy serias de saco y corbata y de prolijos maquillajes, dejaron al país con un millón de pobres. Ni eso ni el diputado Ezquerra alcoholizado habiendo protagonizado un siniestro de tránsito padeciera haber despertado tanta indignación.

Asistimos por estos días a una pérdida atroz del nivel en la discusión política, la moralina gana terreno en el debate y los medios de prensa son funcionales al espectáculo. Sobre el subsidio de Sendic o el decreto que regula los viáticos de la Administración Central, me da un poco por las pelotas escuchar decir a los políticos que son "señales importantes", no quiero señales, quiero soluciones para eso los voté. Las señales no dan soluciones, tan es así que ni siquiera leyes que consagran derechos y deberían ser ejemplos por excelencia, no se cumplen si no existe voluntad política. Un claro ejemplo es la ley 18651 que prevé que el Estado debe cubrir el 4% de sus vacantes de empleo con personas con discapacidad, incluyendo al Gobierno Nacional, a Entes Autónomos, Servicios Descentralizados y Gobiernos Departamentales. Sin embargo, ninguno la cumple y en términos generales del 4% a penas se cumple un 0,66%. Pero ahora políticos y organizaciones sociales juntan firmas para respaldar la promulgación de una ley que empleé a personas con discapacidad en el ámbito privado. Estás instalada una falsa creencia de que las soluciones la dan las leyes y que tal instrumento mágicamente modifica la realidad. Bueno, no es así. Para profundizar la democracia, conquistar derechos y eliminar los privilegios de las castas, lo que se necesita es voluntad política. De hecho, los viáticos de la Administración Central y el subsidio de los parlamentarios, ya está legislado.

Para terminar, una última reflexión en pos de la promoción de "señales", una buena señal se me ocurre que podría ser cumplir las leyes que aprueban. Capaz que funcionan.