LA JUVENTUD | POLITICA | 12/10/2018 | Pag. 7

FA INTENTA TIRAR ABAJO EL PLAN NACIONAL DE VIVIENDA POPULAR DIP. RUBIO PROMETE DAR LA BATALLA POLÍTICA PERO LA MOVILIZACIÓN POPULAR SERÁ LO DETERMINANTE

 
En la Comisión de Vivienda del Senado se retomó el análisis del proyecto de ley del Plan Nacional de Vivienda Popular presentado por Unidad Popular, que ya cuenta con media sanción en la Cámara de Diputados. El martes quedó evidenciada una marcada agenda establecida por el Frente Amplio que busca criticarlo. Así lo señaló la Senadora del Partido Nacional integrante de la Comisión de Vivienda, Carol Aviaga.

AVIAGA DESTACÓ que cuesta hacer entender al gobierno y a sus técnicos que la gente que está tras este proyecto, busca lograr su hogar digno para ahora y no esperar planes a largo plazo que los han excluido durante décadas.

Al respecto de estas consideraciones Consultamos al diputado de la Unidad Popular, Eduardo Rubio, impulsor y responsable del Plan Nacional de Vivienda Popular en el Parlamento Nacional.

Con respecto al tema de la vivienda, ¿cómo viene la situación? Se está debatiendo en la Comisión de Vivienda del Parlamento del Senado, el Frente puso un listado de invitados? que sí hubo una sesión donde apuntan a criticar esencialmente dos aspectos.

Uno es el sistema constructivo, porque ya el Frente Amplio anunció que uno de los cambios que le quería introducir al proyecto es que no sea exclusivamente construcción tradicional, o sea, apostando al prefabricado, que este es una debate de fondo que hay que dar porque yo estuve visitando hace pocos días complejos de viviendas que se hicieron prefabricados en la década del 90 y la verdad que no conozco experiencias buenas, y además por el tema de la mano de obra.

Pero ese es un punto en el que el Frente ha planteado que quiere cambiar el proyecto, y el otro es el tema de la propiedad; hay una línea que sostiene que este proyecto es propietarista porque lo que planteamos es entregarle el título de la casa a quien la obtenga a los 25 años, y se sostiene que el régimen de propiedad de las casas es una cosa que ya está dirimida y que debería ser un sistema de usuarios, que es contradictorio con lo que el propio gobierno está haciendo. Por un lado y me parece que está bien, se financian las cooperativas de vivienda por ayuda mutua de usuarios, pero al mismo tiempo se entregan casas con título incluido.

El proyecto nuestro en realidad no es un proyecto estrictamente propietarista, planeamos entregar sí la casa y el título a quien reciba la casa, pero está limitada la venta a hacerse dentro del mismo sistema, no es que pueda salir esa vivienda al mercado, tiene un límite muy preciso, nunca serían casas para la especulación inmobiliaria, pero habrá que dar ese debate.

Hay otra cosa que plantean -hay gente que no lee el proyecto, que su objetivo es criticarlo-, de que no contemplamos las leyes de ordenamiento territorial porque planteamos construir en tierras improductivas del Estado, abandonadas.

Pensamos estas tierras en las zonas urbanas o urbanizables, no estamos hablando de ir a construir al medio del campo como hace Mevir por ejemplo, estamos planteando construir en las zonas urbanas o urbanizables.

Este va a ser un debate duro, hay una intensión de estirar el debate, vamos a prepararnos para aportar lo que podamos, nosotros no podemos participar de la Comisión de Vivienda, es Senado. Me llama la atención que nunca me invitaron a presentar el proyecto, cosa que se hace siempre, pero se ve que lo conocían de memoria, no necesitaban invitarme, o no me quieren escuchar en última instancia, pero es parte de la batalla política, hay que seguir con todas las baterías puestas en la movilización y en la exigencia de que surja una solución al tema de vivienda de la gente.

¿La idea es también buscar apoyatura técnica para también mandar a la Comisión? La tenemos sí, sí, pero ahí dependo de que les invite a la Comisión, yo no puedo invitar a nadie, pero hay gente sí que está dispuesta y que estamos trabajando, pero esto es una batalla que me parece también que no se da sólo en la Comisión, sino que se da en la movilización y en la presión social.