EL OBSERVADOR | ACTUALIDAD | 12/07/2018 | Pag. 6

Las costumbres arcaicas en un Parlamento del siglo XXI. Tradición. Se mantienen las votaciones con bolillas, con urnas o a mano alzada

 
 
Hace unos cinco años parecía que el Parlamento uruguayo iba a dar un paso importante en la modernización de sus sistemas de votación. Durante la presidencia de la Cámara de Diputados del colorado Germán Cardoso se compró un sistema de votación electrónica junto con uno de audio para intentar dejar atrás el tradicional voto a mano alzada. La tecnología que incorporaba el Parlamento tuvo un costo de unos US$ 60 mil y les permitiría anotarse para hablar, interrumpir y presentar mociones.

Sin embargo, luego de tres intentos en diferentes presidencias de la cámara por utilizarlo, las manos siguen levantándose en Diputados y en el Senado. El sistema de audio sí se modernizó en las dos cámaras; las sesiones se transmiten por streaming a través de Internet e incluso en el caso de Diputados incursionaron hace unos años en las redes sociales. Sin embargo, en el Parlamento todavía persisten algunas prácticas que están lejos de un Poder Legislativo 4.0.

Votar con bolillas

La sesión del Senado de este martes en la que se terminó dando media sanción al Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile comenzó apenas pasada la hora 9.30. En los minutos previos, los funcionarios parlamentarios dejaban vasos de agua en cada una de las mesas de los senadores y dos objetos que llamaban la atención: una pequeña bola blanca y otra negra.

Una vez iniciada la sesión, se solicitó la votación de una pensión graciable a un artista uruguayo con problemas de salud y las bolillas pasaron a ser las protagonistas. Las pensiones graciables se votan de manera secreta para no comprometer a los legisladores que no estén de acuerdo en otorgarlas y la forma que se utiliza en el Senado es con esas bolillas, que se introducen en una caja.

¿Cómo es el sistema? Los legisladores eligen una bolilla (la negra por el "no" y la blanca por el "sí") y un funcionario pasa por cada una de las bancas con cajas de madera, donde las colocan. Luego se cuentan las canicas blancas y las negras y se informa a la presidencia de la cámara -en este caso la vicepresidenta de la República Lucía Topolanksy- cómo salió la votación.

Urnas como en las elecciones

En la Cámara de Diputados la votación de las pensiones graciables es secreta por el mismo motivo que en el Senado pero el sistema es un tanto diferente. En lugar de usar bolillas, se utiliza una votación con sobre y urna.

El presidente de la cámara baja, Jorge Gandini, explicó a El Observador que el sistema implica que cada representante tenga un sobre con el nombre de la persona a la que se le va a votar la pensión graciable y dentro de ese sobre una papeleta con las opciones "sí" o "no", que cada uno debe marcar.

Eso va al sobre, que tiene un talón donde queda escrito el nombre del legislador para dejar constancia de que votó. Luego se realiza un escrutinio y se define si la pensión se aprueba o no.

Con ese sistema, se puede registrar si votó o no pero nunca se sabe si estuvo a favor o no de otorgar la pensión, algo que no sucedería si la votación se hiciera a mano alzada.

La votación con urna también se utiliza para designar a los miembros de la Comisión Permanente y de la Comisión Administrativa del Poder Legislativo, según indica el reglamento de la Cámara de Diputados.

Nombre por nombre

Otra opción para votar que lejos está de la deseada votación electrónica es la llamada nominal, que se utiliza en ambas cámaras. En esos casos, el voto de un proyecto de ley, por ejemplo, se hace nombre por nombre.

Cualquier legislador puede pedir este mecanismo para que quede constancia de quién votó a favor o en contra, algo que no sucede con la forma tradicional de levantar la mano, cuando solo queda constancia de la cantidad de legisladores que votaron afirmativamente y, por ende, los que rechazaron la consulta.

Cuando un legislador pide el voto nominal se comienza a nombrar a cada uno en orden alfabético. Al escuchar su nombre, los legisladores deben decir las palabras "afirmativo" o "negativo".

Versiones traquigráficas

Si bien las sesiones de las cámaras se transmiten por Internet y quedan registradas en sus respectivos canales de YouTube, los taquígrafos siguen siendo necesarios.

De hecho, las versiones taquigráficas son la única forma de registro que existe en los casos de las comisiones, algo que el actual presidente de la Cámara de Diputados quiere cambiar.

Gandini pretende que esos tipos de sesiones de los representantes también se transmitan por Internet, aunque solo en audio. Para ello sería necesario cambiar el reglamento de Diputados, algo que el legislador nacionalista solicitará (ver nota aparte)

Gandini y su lucha por el streaming

Tiempo antes de asumir como presidente de la Cámara de Diputados, el nacionalista Jorge Gandini se planteó como objetivo que las sesiones de las comisiones parlamentarias se transmitieran en vivo en audio por streaming, por lo menos aquellas vinculadas a la Rendición de Cuentas. Pero por ahora se deberán seguir esperando por las versiones taquigráficas para saber exactamente qué se dijo en una sesión de alguna comisión, porque ni el Frente Amplio ni los colorados ni el Partido Independiente apoyaron esa propuesta. Sin embargo, Gandini dice que se trata "de una batalla que no está perdida", y presentará una reforma reglamentaria para que sea discutida en sala.