CRONICAS | ENTREVISTA | 12/10/2018 | Pag. 8

Gonzalo Mujica: "Lo que Bonomi no dice es que los candidatos van a tener el proyecto que el MPP imponga". EN PANINIS

 
Gonzalo Mujica, exdiputado escindido del Frente Amplio e integrante del Partido Nacional

"No veo proyectos de país en los candidatos del Frente Amplio", afirmó la semana pasada a CRÓNICAS el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. Por el contrario, para el exdiputado que un día integró las mismas filas que el jerarca, la razón de que hoy no exista un debate sobre proyectos posibles en la fuerza política, es la hegemonía del sector mayoritario. Incluso, aseguró que si la coalición continúa en el gobierno en el próximo período, "el presidente solo va a poder hacer una cosa: lo que el MPP decida".

El menú Mujica degustó ensalada de salmón fresco marinado en maracuyá, sobre mix de verdes, frutas de estación y praliné de maní, que acompañó con agua mineral. De postre, eligió carrot cake con helado de crema artesanal.
Por Magdalena Raffo | @MaleRaffo

-Usted se fue del Parlamento haciendo un diagnóstico negativo del gobierno. ¿Cómo lo vio durante este año en el que estuvo por fuera de la actividad legislativa?

-Horriblemente mal. Se acentuaron los problemas. Es un gobierno prácticamente inexistente, sin iniciativa, que está dedicado a surfear una situación tratando de no hacer ola para que no lo tape el temporal regional.

Yo estoy de acuerdo con que hay que hacer esfuerzos especiales para traer a UPM porque es una inversión que no puede ser tratada como todas las demás, hay que darle ciertas cosas, pero la desesperación del gobierno por hacerlos venir, lo hizo firmar un contrato que es absolutamente abusivo, y no por mala fe de UPM, que negoció lo que tenía que negociar, sino por su propia debilidad. Y el resultado fue que UPM le transfirió al Estado la mitad de la inversión.

También se cumplió lo que yo pensaba que pasaría con la fuerza política. Hace dos años dije que el Frente Amplio (FA) era el MPP y sus aliados, y poco a poco se va viendo que es así. Pepe [Mujica] es el gran elector del FA, porque va a decidir si él es el candidato o no, y en caso de que decida que no, va a elegir quién va a ir en su lugar. Ya no importa si el candidato termina siendo Daniel Martínez, Carolina Cosse o quien sea; será uno designado por Pepe, por lo tanto va a ser un mandadero del MPP. La pregunta que hay que hacerse es: ¿Qué cosa que no haya podido hacer Tabaré Vázquez con el MPP, va a poder hacerla Daniel Martínez o quien sea presidente? El FA va a ser más rehén todavía, porque va a perder lugares en el Parlamento.

-¿En qué casos ve que el FA es rehén del MPP?

-En todas las decisiones que se toman, porque pasan por la resolución final del sector mayoritario y sus aliados. Además, son sectores que tienen la peculiaridad de que juntos poseen la mayoría de los votos, la mayoría en las dos cámaras, tienen ministros en el gabinete, tienen a la vicepresidenta de la República, y la mayoría en todos los organismos de la interna del FA.

-¿No se cuestionaba eso cuando usted integraba el MPP?

-No pasaba tanto porque eso se fue consolidando en el correr de este gobierno. De hecho, Vázquez empezó este período con mucho más poder interno del que tiene ahora. La operación de Vázquez para sacar a Raúl [Sendic] terminó siendo el jaque mate final de Pepe a Vázquez en la interna del FA. ¿Cuál fue el resultado? Pepe le puso a su esposa de vicepresidenta, que además va a las reuniones de gabinete y es quien dice en la prensa qué proyectos de ley son los que la bancada va a tratar primero y cuáles después.

Entonces, eso se fue consolidando en este quinquenio porque hubo una lucha interna entre Pepe y Tabaré, que Pepe se la ganó de punta a punta y demostró que además de tener votos y poder interno, es el mejor político que tiene la izquierda uruguaya, por lejos. Le ganó por 20 cuerpos a Tabaré y a Danilo [Astori] juntos. Si todo eso se pusiera al servicio de un programa adecuado a los problemas que tiene el país, sería bueno.

-Y no cree que eso vaya a pasar.

-No, no va a pasar.

-Bonomi dijo la semana pasada a CRÓNICAS que los posibles candidatos del FA, a diferencia de lo que ofrecían Vázquez, Mujica y Astori en elecciones anteriores, no tienen detrás un proyecto de país. ¿Cómo lo ve?

-Yo lo leí, me llamó mucho la atención que se animara a decirlo en este momento, pero me pareció muy valiente también. El debate sobre las candidaturas del FA gira en torno a figuras, y la preocupación mayor es cuál es la figura que consigue más votos, y no qué es lo que ella representa. Pero, en el fondo, lo que Bonomi no dice es que todos van a tener el proyecto que el MPP imponga, por eso es que no hay debate sobre proyectos posibles, sobre inflexiones o acentos, como lo había entre Astori y Mujica. En aquel momento realmente había una discusión sobre por dónde encaminar el proyecto frenteamplista; ahora no la hay porque se va a encaminar por el único lugar que puede, que es por donde el MPP decida.

-No le sorprende que esté pasando esto.

-No, porque es la consecuencia de lo que dije antes, de la hegemonía. Lo que puede haber son opciones de figuras para la hegemonía, es decir, le pueden poner la cara de Martínez, la cara de Cosse, la de Pepe, pero cualquiera de ellos solo va a poder hacer una cosa: lo que el MPP decida.

-Lo que cambió con respecto a las campañas electorales anteriores, por lo que dice, fue el fortalecimiento del MPP.

-Y se va a fortalecer más después de la elección, porque el FA va a perder bancas, pero la 609 va a aumentarlas, por lo tanto, el FA va a ser más "emepepista" que nunca.

-¿Por qué?

-Porque es el sector que solo manteniendo sus votos en un FA que disminuye, se come las bancas de los demás. Es decir, los grupos chicos como PVP, Casa Grande, Ir, la 711, ¿en qué dirección van a resignar sus bancas? Las van a resignar en la dirección del Espacio 609, o sea, en la próxima elección -sea cual sea el resultado a nivel del Ejecutivo-, el FA va a pasar de 50 a 40 y algo [de bancas], y el MPP va a pasar de 22 a 27-28, entonces, la hegemonía va a ser enorme. Además, la alianza con el Partido Comunista lo afianza más, porque no tiene bancas ni votos, pero tiene el control de la central sindical y de la interna del FA.

"Ya no importa si el candidato es Daniel Martínez, Carolina Cosse o quien sea; será uno designado por Pepe, por lo tanto va a ser un mandadero del MPP".

-Y si Mujica no fuera candidato, ¿se daría la misma situación?

-Sí. La votación interna de la 609 va a ser fuerte sea o no sea Pepe el candidato, porque igualmente va a estar en la lista y va a hacer campaña.

-¿Cree que va a postularse?

-Creo que él todavía no lo decidió, pero como decía, él es el elector del candidato.

-Ha sido muy criticado en los últimos días por respaldar a Sendic.

-Yo creo que no hay que descartar que la 711 y la 609 hagan un acuerdo político-electoral para esta elección.

-¿Eso no puede tener un costo para el FA?

-Le puede costar al FA, pero ese es un costo del centro hacia la derecha; al MPP le importa un pepino porque sus votos no están ahí. Al FA le va a hacer algún daño, sí, pero es un problema para el resto de la fuerza política, no para la 609, que no pierde absolutamente nada y puede consolidar su esquema de alianzas con un grupo que tiene plata, militancia, y que viene de su misma raíz.

"Yo no vine al Partido Nacional para volverme conservador ni para favorecer las posiciones más retrógradas"

-¿Qué cree que puede aportarle al Partido Nacional (PN)?

-Hay que romper con la idea de que la ideología liberal en lo económico, en lo político, está vinculada a los sectores más conservadores del país. No tiene por qué ser así. En el mundo, las ideas liberales no son propiedad de los sectores más conservadores de la sociedad; en muchos lugares son propiedad de los sectores más progresistas. Yo creo que hay que permitir que se vayan sentando las bases de un gran proyecto nacional que sustituya el proyecto frenteamplista, que se agotó, para transformar a Uruguay en un país próspero, y para lograrlo es muy importante unir las ideas progresistas con una visión liberal de lo político-económico que permita la prosperidad de la sociedad.

-¿Usted aportaría esa visión unificadora?

-Yo nunca renegué de mi pasado ni me arrepentí de haber sido legislador frenteamplista. Yo no creo que los gobiernos del FA sean un agujero negro en la historia del país; trajeron cosas buenas que van a quedar en cualquier versión de proyecto que hagamos, y debemos aprovecharlas. Por ejemplo, el Sistema Nacional Integrado de Salud; el Sistema de Cuidados; las mejoras presupuestales para la enseñanza, la salud y la policía; la UTEC. Tal vez yo pueda aportar una mirada diferente como alguien que acuerda en lo esencial y que trae una impronta distinta porque viene de otro lado.

-Hay quienes creen contradictorio ser de izquierda y al mismo tiempo pertenecer al Herrerismo.

-Yo he dicho que en los grandes temas nacionales, la distancia ideológica entre el FA y el Herrerismo es de cinco centímetros. ¿Cuál es la distancia ideológica sobre la inversión extranjera? ¿Hay alguien que esté en contra en este país? ¿Hay alguien que esté en contra de los Consejos de Salarios? ¿Hay alguien que esté en contra de la necesidad de crecer incluyendo?

-Por el contrario de lo que afirma, el precandidato del PN, Carlos Iafigliola, remarcó que su sector está a "500 kilómetros" del FA.

-Yo estoy muy lejos de los conservadores? que Iafigliola se ponga a los kilómetros que quiera de mí. Yo no vine al PN para volverme conservador ni para favorecer las posiciones más retrógradas que puede haber dentro del partido; vine a trabajar para que el PN sea el instrumento de construcción de un proyecto nacional para el futuro del Uruguay, y ese proyecto tiene que ser de prosperidad y de inclusión.

-¿Va a ser candidato a diputado?

-Voy a ser candidato a Diputado por Montevideo en la lista 404, en una posición que todavía no se ha definido, pero sé que voy a estar en un lugar visible.


Propuestas de Lacalle Pou "enfocan correctamente los principales problemas"

-Ha dicho que uno de los principales problemas que tiene Uruguay es la situación económica. Sin embargo, incluso con lo que pasa en Brasil y en Argentina, el PIB sigue creciendo. ¿Eso no es destacable?

-Sí, pero crece el PIB y al mismo tiempo crece la destrucción de empleo, el déficit fiscal, el endeudamiento, la pérdida de rentabilidad de las empresas. Claro que si yo lo comparo con la crisis argentina o la brasileña, es destacable que no tengamos una crisis así, pero la cuestión no es esa, sino la situación del aparato productivo. Nosotros llegamos al gobierno para defender a éste de lo que le habían generado las políticas ultraliberales, pero ahora fueron las políticas del FA las que volvieron a castigarlo, subiendo los costos.

-Además de la economía, ha destacado que la seguridad representa un problema importante para el país. La reestructura que el gobierno está haciendo en Casavalle y que planea expandir hacia otros barrios vulnerables, ¿no es una forma de dar respuesta a eso?

-Empezar a hacer eso después de cuatro años demuestra que el gobierno pasó a la ofensiva en la lucha por la seguridad. Tenemos un gran desborde de la inseguridad, donde los únicos proyectos exitosos que tuvo el Ministerio del Interior (MI), que fueron el PADO y las cámaras, no lograron contener el problema. Obviamente tampoco se va a cumplir la promesa de bajar un 30% las rapiñas. A mí lo que me da inseguridad respecto a Casavalle es que lo anuncien tanto.

-Pero ya han hecho demoliciones, han realojado a muchas familias.

-Sí, pero las políticas más efectivas de seguridad son aquellas sobre las que anunciás los resultados, no lo que vas a hacer. El MI debe actuar en el silencio, y si hace una conferencia de prensa no puede ser para decir lo que piensa hacer, sino los resultados que obtuvo con lo que hizo. Hicieron la demolición, la van a terminar, fenómeno; vamos a medir qué pasa después de los realojos, qué pasa con las bandas, si los narcos dejan de vender drogas, si no hay más bocas, si no hay más rapiñas.

-¿Lacalle Pou puede resolver todos estos problemas?

-Los lineamientos generales de lo que va a ser el programa de Lacalle Pou enfocan correctamente los principales problemas. Además, yo hice un acuerdo programático con él basado en un documento que elaboré sobre cada uno de estos temas, y él dijo en las 19 capitales del país que estaba de acuerdo con esas propuestas, por lo tanto la dirección del programa de gobierno no va a ser muy distinta.