EL PAIS DIGITAL | INTERNET | 12/07/2018 | Pag. 1

Bonomi culpa a fiscales por crímenes impunes

 
 
El ministro dijo que algunos limitan actuación de la Policía.

El ministro del Interior Eduardo Bonomi afirmó en el Parlamento que algunos fiscales "impidieron" la resolución de determinados crímenes que conmovieron a la sociedad aplicando la prisión domiciliaria para involucrados en esos delitos, en tanto sostuvo que esos magistrados descalifican las pruebas que reúnen los policías que investigan esos casos.

El ministro compareció ayer ante la comisión de Constitución y Códigos de Diputados para brindar su opinión acerca de la iniciativa con modificaciones al Código del Proceso Penal (CPP), que ya discutiera y aprobara el Senado.

Bonomi fue invitado a la comisión legislativa por el diputado nacionalista Pablo Abdala para quien el ministro "sigue con su costumbre de echar la responsabilidad" sobre otros actores en cuanto a la situación de seguridad ciudadana.

Abdala contó que Bonomi afirmó que "algunos fiscales impidieron que la Policía actuara en casos específicos policiales", por lo cual "los hechos no se esclarecieron", es decir que hasta el momento han quedado impunes.

Bonomi sostuvo que no quiere personalizar la crítica en el Fiscal general Jorge Díaz, sino en "algunos fiscales", quienes "ponen límites" a la actuación de los uniformados. Según el ministro, los policías intervienen, reúnen pruebas, el fiscal las desestima y libera al presunto responsable del acto delictivo. Y que en otros casos dictan prisión domiciliaria.

Mencionó que esto ha ocurrido en casos recientes como los crímenes en Neptunia (empleada de Ancap), San Luis (muerte de un comerciante) y en el del Prado (joven asesinado cerca de la casa del presidente Tabaré Vázquez).

Bonomi enfatizó que "en esos casos concretos se investigó, se reunieron pruebas y la fiscalía desestimó y no iniciaron formalización de las personas", según contó Abdala.

Precisamente, ayer se votó la invitación al fiscal Jorge Díaz para que brinde su opinión sobre el mismo tema.

Según informó Abdala, el ministro indicó que en delitos como las rapiñas es frecuente que los fiscales acudan al mecanismo de la prisión domiciliaria, cuando debería ser un delito no excarcelable porque la pena mínima es de cuatro años ya que se trata de un delito violento.

Pero explicó que según el Código actual la prisión es domiciliaria y que eso no es garantía de contención de los delincuentes. Para el ministro, esta situación implica un riesgo para la seguridad pública y además se debe destinar un efectivo policial para la custodia del cumplimiento de la pena domiciliaria.

En la comisión se discutió sobre las cifras de delitos que se manejan a propósito de la vigencia del nuevo CPP. "En los primeros meses de vigencia del CPP hubo menos ingresos a prisión, pero queda claro que en mayo los ingresos a prisión superan los 500 por mes, cifra equivalente a la del Código anteriormente vigente. Lo mismo sucede con las formalizaciones", dijo Abdala.

Pero Bonomi se mantuvo en su tirantez con la comisión al decir que no reconoce los números de la Fiscalía sobre delitos. Y que los que tiene la cartera son diferentes. Insistió en que este incremento seguramente esté fundamentado en los efectos del nuevo CPP, en particular por las libertades anticipadas y la apelación que los fiscales realizan al proceso abreviado.

Para el ministro al cierre de 2017 había algo más de 11.000 presos en las cárceles uruguayas. Y ayer en la comisión legislativa indicó que la cifra bajó a unos 9.900 encarcelados.

Por eso dijo que a raíz de esto hay en las calles una mayor cantidad de personas cometiendo delitos.

Bonomi y Díaz, en representación de sus respectivos organismos, han mantenido un fuerte enfrentamiento en las últimas semanas con cruces de cifras y acusaciones.

A fines de junio el ministro del Interior Eduardo Bonomi y el fiscal de Corte Jorge Díaz mantuvieron un encuentro con el propósito de poner coto a una escalada de cruces con acusaciones mutuas por la aplicación del nuevo Código del Proceso Penal (CPP). La inquietud por estos choques ha llegado incluso a oídos del presidente Tabaré Vázquez, quien ha transmitido su preocupación por la situación. Bonomi no está contento con que haya 1.300 presos menos en las cárceles con la aplicación del nuevo Código, algo que reiteró ayer en la comisión de Constitución del Senado. "No están presos los que deberían estar presos", dijo el titular de Interior. A juicio de Bonomi, hoy por "defectos" del sistema, con el cambio del CPP "hay quienes deberían estar privados de libertad y no lo están; por eso disminuye (la población carcelaria) no porque hayan salido los que se han rehabilitado". Díaz le contestó: "En este país la única que dispone que una persona tiene que estar presa o en libertad es la Justicia. No es el Ministerio del Interior. Entonces, zapatero a tus zapatos". La Fiscalía de Corte reveló estadísticas que muestran que el trabajo de los fiscales mejora mes a mes desde que comenzó la aplicación del nuevo Código del Proceso Penal en noviembre de 2017. Las cifras muestran que las formalizaciones de las investigaciones penales, sobre todo en indicadores preocupantes para los uruguayos como hurtos y rapiñas, se han acercado e incluso han superado indicadores del viejo sistema penal.